NOTICIA DE UN AMANECER FUGAZ

Luis de la Rasilla



 

Iniciativa OPTA

 

EL FIN DE LA UNIVERSIDAD... QUE CONOCEMOS

La aplicación del principio de plena competencia interuniversitaria para la libre movilidad de asignaturas como revulsivo de una docencia agotada.

 

Luis de la Rasilla

Publicacionesintersurdelibre@cceso

Abril, 2011

Última modificación: julio de 2015

 

Versión extensa (PDF, 12 páginas)     

 

 

 

       

 

SÍNTESIS

¿Qué hacer ante una institución corroída y abusada, compuesta por un conglomerado estanco de 50 universidades públicas, en las que cursan sus estudios casi un millón y medio de estudiantes, en tantos aspectos cautivos, que aun no parecen constituir la principal preocupación de la mayoría del profesorado? Este artículo provocador propone una medida de choque expeditiva, un brusco golpe de timón que encauzaría nuestra universidad hacia el futuro. En concreto, complementar la tan cacareada movilidad estudiantil con una inédita libre movilidad total de asignaturas mediante la aplicación del principio docente de plena competencia interuniversitaria. Un principio, capaz de actuar per se como potente y eficaz revulsivo de una docencia agotada, que liberaría cantidades ingentes de recursos humanos y materiales susceptibles de reasignarse, con criterios innovadores, entre los tres vértices del triángulo del conocimiento ―educación, investigación e innovación―. Una vuelta de tuerca al ejercicio de la libre competencia que daría paso a un nuevo derecho de docentes y discentes y posibilitaría el desembarco de las interuniversidades abiertas: las auténticas estrellas del futuro mercado de enseñanza superior con sus atractivos y accesibles campus virtuales especializados. Campus que, lejos de acabar con la convivencia estudiantil y la irrenunciable relación presencial profesor-alumno, las modificaría, revitalizándolas enormemente. Se abriría paso un nuevo modelo de presencialidad ―reducida, pero más intensa, útil, plural y gratificante― asociado a la inevitable reconversión de los actuales campus en atractivos espacios y ambientes de convi-vencia y de enseñanza-aprendizaje complementarios de la docencia virtual. Opción, además, socialmente mucho más rentable por estar abierta no sólo a sus exiguos destinatarios tradicionales, sino a otros muchísimos usuarios potenciales hoy excluidos de las aulas universitarias. Una propuesta-revulsivo, necesitada de un profundo proceso de estudio, reflexión y debate colectivos, a la que se opondrán escandalizados los responsables gubernamentales, los dirigentes universitarios y la gran mayoría del profesorado. De ahí, que su viabilidad dependa esencialmente de la actitud que adopten los estudiantes y de su capacidad para movilizarse y convencer a la sociedad de la necesidad de poner punto final, de una vez por todas, a la universidad… que conocemos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Contador de visitas a la página