En la senda de la ecociudadanía

ARCHIVO VIRTUAL

Observatorios PF

 

 

      Iniciativa

  Democracia ciudadana

 

 

Propuesta política de regeneración de la democracia en el Estado español orientada a:

  • Estimular la participación activa de la sociedad civil en el proceso colectivo de diseño de estrategias e instrumentos innovadores de profundización democrática que incrementen los niveles de participación popular, los mecanismos de control y las vías de decisión directa por parte de los ciudadanos;

  • Promover y desarrollar actividades innovadoras de educación y autoeducación permanentes para la adquisición de hábitos democráticos;

  • Impulsar y respaldar la acción de movimientos ciudadanos en pro de una democracia ciudadana.

Fecha: 2004

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

iniciativa DEMOCRACIA CIUDADANA

 

 

 

 

Propuesta

  • El Proyecto INTER/SUR, como iniciativa de ingeniería política y social, autónoma y sin ánimo de lucro, para la investigación y la experimentación colectivas de nuevos instrumentos de in-tervención ciudadana en los asuntos públicos, a escalas local, estatal, regional y global, in-cluye entre sus actividades la investigación de nuevas estrategias e instrumentos para profundizar en la construcción de la democracia.

  • Diversas reflexiones y debates en torno a la crítica de las actuales instituciones de la demo-cracia representativa y al papel potencial de los grupos de ciudadanos de acción política, han permitido perfilar el concepto de democracia ciudadana, realizar una crítica funda-mentada de un primer conjunto de instituciones de la democracia representativa y formular las correspondientes propuestas de reforma constitucional y legislativa, que se incluyen en el libro Democracia Vergonzante y Ciudadanos de Perfil, publicado en octubre de 2002.

SORIANO, R.; RASILLA, L.; Democracia Vergonzante y Ciudadanos de Perfil

Comares, Granada, 2002.

 

Objetivos

  • Participar activamente en el proceso colectivo de diseño teórico de estrategias e instrumen-tos innovadores de profundización en una democracia ciudadana que incremente los niveles de participación popular, los mecanismos de control y las vías de decisión directa por parte de los ciudadanos.

  • Promover y desarrollar actividades innovadoras de educación y autoeducación permanen-tes para la adquisición de hábitos democráticos.

  • Impulsar y respaldar la acción de movimientos ciudadanos en pro de la democracia ciu-dadana.

El concepto de democracia ciudadana

La participación ciudadana, el legítimo derecho a intervenir realmente en el gobierno de los asuntos públicos presupone la tutela jurídica efectiva de una verdadera de-mocracia ciudadana que sólo puede ser la conjunción inteligente y equilibrada de tres tipos de democracia: la representativa, la directa y la participativa. En Es-paña, sin embargo, la democracia representativa lo es todo, la democracia par-ticipativa es sectorial y momentánea y la democracia directa no existe, porque los partidos políticos ya se preocuparon de encerrarla en un ataúd cuando elabora-ron la Constitución.

  • La democracia ciudadana es una nueva democracia protagonizada por los ciudadanos.

  • La democracia ciudadana no es la democracia representativa:

    • La democracia representativa al uso en los países avanzados demo-cráticos, es una democracia exclusiva y excluyente, configurada por los partidos políticos, únicos actores que llenan la escena político-ins-titucional en la actualidad.

  • La democracia ciudadana no es la democracia directa:

    • Los instrumentos de democracia directa, incorporados en los textos constitucionales, son mera demagogia, porque son escasos e imprac-ticables.

    • Su ejercicio depende de la voluntad de los agentes vigilantes de la de-mocracia representativa.

    • Las leyes políticas en vigor son claro exponente de las reservas y des-confianzas de dichos agentes, convertidos en legisladores, contra unos medios de democracia directa que, de existir y funcionar, les obligarían a compartir sus competencias con los ciudadanos.

  • La democracia ciudadana implica fomentar las vías y los medios de una democracia participativa:

    • Los ciudadanos y sus grupos, deben convertirse en agentes políticos directos, al margen, pero junto a la acción política de los partidos polí-ticos.

  • La democracia ciudadana requiere:

    • La reducción de la democracia representativa a sus justos límites.

    • El aumento de las condiciones de la accesibilidad ciudadana y de las esferas de actuación de los procedimientos de democracia semidi-recta de las constituciones democráticas.

    • La introducción progresiva de la democracia directa aprovechando los avances de las tecnologías de la infocomunicación.

     

    Más... (pendiente de inclusión)

 

Grupos de ciudadanos de acción política

  • Grupos de ciudadanos fuera de las instituciones democráticas, persiguiendo los fines de una democracia plena y criticando a las instituciones democráti-cas cuando se alejan o subvierten los ideales de una verdadera democracia de ciudadanos. Grupos de ciudadanos al lado, pero separados y distintos de los partidos políticos, con plena libertad crítica y de acción, sin interferencias ni mediatizaciones, sin financiación ajena comprometedora.

  • Grupos de ciudadanos completamente libres que se ocupan de las mismas cuestiones que los partidos políticos y actúan:

    • Como impulsores de éstos y de los representantes políticos, tratando de impedir que la burocracia partidista, los intereses creados y los compromisos de sus elites desvirtúen la acción política.

    • Como alternativa a la acción política cuando las demandas sociales dejan de ser atendidas por los partidos políticos.

    • Como control de la actividad de los partidos y de los políticos, tanto de sus compromisos electorales, como de su comportamiento ético público.

Más... (pendiente de inclusión)

 

Crítica y propuestas de reforma

  • Iniciativa legislativa popular

  • Referéndum

  • Sistema electoral

  • Derechos y deberes fundamentales (en preparación)

  • Partidos políticos (pendiente de inclusión)

  • Parlamento (pendiente de inclusión)

  • Responsabilidades políticas (pendiente de inclusión)

  • Jefatura del Estado (en preparación)

  • Organización territorial del Estado (en preparación)

  • Relaciones internacionales y tratados (en preparación)

  • Transfuguismo (pendiente de inclusión)

  • Comisiones de investigación (pendiente de inclusión)

  • Defensor del pueblo (pendiente de inclusión)

  • Universidad (en preparación)

  • Cooperación y ayuda al desarrollo (en preparación)

 

Centro INTER/SUR de diseño de iniciativas de democracia ciudadana

  • El Centro de diseño de iniciativas de democracia ciudadana es una especie de labora-torio colectivo virtual para el diseño de estrategias e instrumentos al servicio de la promoción de una verdadera democracia ciudadana.

  • El Centro de diseño de iniciativas de democracia ciudadana ha elaborado y propone:

    • La Iniciativa Democracia Vergonzante y Ciudadanos de Perfil: Conjunto de pro-puestas que se razonan y formulan en la publicación que lleva este título.

    • La Colección abierta de testimonios de práctica ciudadana: Invitación a la expre-sión pública de experiencias personales de decepción y desencuentro con la democra-cia representativa.

    • El Pacto civil por la democracia ciudadana: Conjunto de propuestas de debate y acción para el consenso ciudadano sobre reformas constitucionales y legislativas para la instauración de la democracia ciudadana.

      • Movimiento ciudadano para la reforma constitucional y legislativa del sistema electoral, el referéndum y la iniciativa legislativa popular.

        (Pendiente de inclusión)

 

Aula INTER/SUR para la democracia ciudadana

  • Es el instrumento principal de la iniciativa Democracia Ciudadana para llevar a cabo las actividades de educación y autoeducación permanente para la democracia ciudadana promo-vidas por el Proyecto INTER/SUR.

  • Desarrolla, en colaboración con centros docentes, programas de educación para la demo-cracia ciudadana.

    • Curso 2003-04.  Seminario Permanente sobre Democracia Ciudadana.

      Universidad Pablo de Olavide (Sevilla).  Departamento de Filosofía del Derecho.

      (En preparación).

Documentación

  • SORIANO, R.; RASILLA, L.; Democracia Vergonzante y Ciudadanos de Perfil

    Comares, Granada, 2002.

  • SORIANO, R.; Males y remedios para una democracia obsoleta, Octubre-03. Resumen   -en 30 páginas- de la parte primera -Crítica de las Instituciones Democraticas, del libro Demo-cracia Vergonzante y...

  • SORIANO, R.; Puntos para la regeneración de la democracia representativa española, (Síntesis, en 10 páginas, de Males y remedios para una democracia obsoleta, Sevilla octubre-03-.

  • Manifiesto para la para la reforma constitucional y legislativa del  sistema electoral, el referéndum y la iniciativa legislativa popular. I Asamblea Ciudadana. Universidad Pa-blo de Olavide, Sevilla, 4/XII/03. (En preparación)

 

Proyecto INTER/SUR

para la Democracia Ciudadana y la Ecociudadanía

 

iniciativa DEMOCRACIA CIUDADANA 

 

Propuestas legislativas para una democracia ciudadana

INICIATIVA LEGISLATIVA POPULAR

 

 

Formulación jurídica actual

 

 

Art. 87 de la Constitución Española

 

1. La iniciativa legislativa corresponde al Gobierno, al Congreso y al Senado, de acuerdo con la Constitución y los Reglamentos de las Cámaras.

2. Las Asambleas de las Comunidades Autónoma podrán solicitar del Gobierno la adopción de un proyecto de ley o remitir a la Mesa del Congreso una proposición de ley, delegando ante dicha Cámara un máximo de tres miembros de la Asamblea encargados de su defensa.

3. Una ley orgánica regulará las formas de ejercicio y requisitos de la iniciativa legislativa popular para la presentación de proposiciones de ley.  En todo caso se exigirán no menos de 500.000 firmas acreditadas. No procederá dicha iniciativa en materias propias de ley orgánica, tributarias o de carácter internacional, ni en lo relativo a la prerrogativa de gracia.

 

Ley Orgánica 3/1984, de 26 de marzo, reguladora de la iniciativa legislativa popular.

(BOE núm. 74, de 27 de marzo).

¿Qué es la iniciativa legislativa popular?

La iniciativa legislativa popular del derecho español podría ser definida como la facultad concedida por la Constitución a una fracción del cuerpo electoral para formular un proposición de ley, respaldada por un alto número de firmas, con la finalidad de que sea admitida por la Mesa del Congreso de los Diputados y posterior-mente tomada en consideración por el Pleno de este órgano para su discusión y aprobación definitiva.

  • Esta iniciativa -falsamente denominada popular- necesita el visto bueno de nuestros políticos del Parlamento para prosperar, pues tiene que pasar por una doble criba: primero la de la Mesa del Congreso y después la del Pleno del Congreso. Más que de iniciativa popular habría que hablar de mera propuesta de la verdadera iniciativa que corresponde a los parlamentarios.

  • La iniciativa legislativa popular adolece de toda clase de carencias y defectos que la hacen estéril:

    • Se excluyen de ella las materias que más interesan a los ciudadanos:

      • Asuntos internacionales.

      • Materia tributaria.

      • Materias propia de ley orgánica.

      • Prerrogativa de gracia.

      • Las mencionadas en los artículos 131 (planificación económica general) y 134.1 (elaboración de los presupuestos Generales del Estado) de la Constitución.

    • Se le ponen toda clase de trabas para su ejercicio:

      • Se exige un alto número de firmantes (500.000 como mínimo).

      • Vaga formulación de las causas de inadmisión de la proposición.

      • Ausencia de plazo para la toma en consideración por el Parlamento y para su discusión, lo que permite que pueda ser metida en dique seco parlamentario.

      • Escaso plazo para la recogida de firmas (seis meses) teniendo en cuenta la complejidad de los requisitos de autenticación...

Propuesta

Ante estas evidencias la sociedad civil organizada debería:

  • Afanarse en romper el consenso unánime de los partidos políticos en el mantenimiento de tan lacerante mordaza de la voluntad popular.

  • Impulsar una nueva iniciativa de creación legislativa del pueblo accesible y eficaz, sobre todas las materias que interesan a los ciudadanos, con un número de firmas razonables, sin el zancadilleo constante de los órganos de la democracia representativa, con fijación legal de plazo para ser sustanciada y discutida necesariamente en el Parlamento y defendida en el Pleno del Congreso por una representación de la comisión promotora.

Formulación jurídica de la propuesta de reforma constitucional:

Estos rasgos innovadores se definen jurídicamente en la siguiente nueva formulación del art. 87.3 C.E.:

Art. 87, 3 C.E.

Una ley orgánica regulará las formas del ejercicio de la iniciativa legislativa popular para la presentación de proposiciones de ley.  En todo caso se exigirán 250.000 firmas acreditadas.  La iniciativa popular carente de materias reservadas será debatida en el Pleno del Congreso de los Diputados en el plazo de tres meses tras su recepción por la Mesa del Congreso.

Propuestas de modificaciones de la Ley Orgánica 3/1984, de 26 de marzo, reguladora de la I.L.P.

  • Art. 2 (las materias excluidas): supresión.

  • Art. 3: sustitución de "500.000 electores" por "250.000 electores"

  • Art. 5 (los obstáculos de procedimiento): supresión, a excepción del párrafo 5.2 b) y 5.3.

  • Art. 7.3 (plazo de recogida de firmas): sustitución de "seis meses" por "un año".

  • Art. 13.1: sustitución del párrafo final: "en el Orden del Día del Pleno para ser tomada en consideración" por "en el Orden del Día del Pleno para ser discutida en un plazo de tres meses".

  • Art. 13.2: añadir el texto siguiente: "Una delegación de la comisión promotora de la iniciativa popular, formada por tres miembros, defenderá la iniciativa en el Pleno".

Documentación

 

Consulta: La iniciativa legislativa popular: una institución herida de muerte. En Soriano R.; Rasilla, L.; Democracia Vergonzante y Ciudadanos de Perfil, Ed. Comares, Granada, 2002. Capítulo IX.

  • Se ha preparado un resumen en 30 páginas (octubre-03), con algunas ideas matizadas, de la Parte Primera "Crítica de las Instituciones Democráticas" del libro Democracia Vergonzante y Ciudadanos de perfil.

  • También está disponible, bajo el título "Puntos para la regeneración de la democracia representativa española", una síntesis en 10 páginas (octubre-03).

 

iniciativa DEMOCRACIA CIUDADANA 

Propuestas legislativas para una democracia ciudadana

 

 REFERÉNDUM

 

 

 

El referéndum en la actualidad  (Pendiente de inclusión)

El referéndum en España

  • Cautelas y rechazo de los representantes del pueblo.
  • Carencias y contradicciones del referéndum español.
  • La exclusión de modalidades tradicionales del referéndum.
  • La ausencia de la iniciativa y la participación de los ciudadanos.
  • El carácter presidencialista y consultivo del referéndum para las decisiones políticas de especial trascendencia.
  • El control exclusivo del proceso electoral del referéndum por los partidos políticos.
  • La rigidez del referéndum especial o agravado de reforma constitucional.
  • La autorización del gobierno para toda clase de referendos.

          (Pendiente de la inclusión del desarrollo de los anteriores epígrafes)

Propuesta

  • Aumento de los  referendos: Hay que abrir la Constitución a otras modalidades de referéndum.  Además del referéndum constitucional ordinario para la toma de decisiones de especial trascendencia, los referendos autonómicos y de reforma constitucional, la Constitución debe incorporar los referendos legislativos (referen-dos de ratificación y de derogación de leyes), el referéndum regional dentro de las Comunidades Autónomas y el referéndum municipal.

  • Inclusión de la iniciativa popular en el reférendum.

Formulación jurídica de la propuesta de reforma constitucional:

  • Sustitución del art. 92.1 de la Constitución:

 

Texto actual

 

"Las decisiones políticas de especial tras-cendencia podrán ser sometidas a referen-dos consultivos de todos los ciudadanos"

 

Texto propuesto

 

"Las decisiones políticas de especial trascendencia, la ratifi-cación de las leyes aprobadas y no sancionadas y la derogación de las leyes en vigor, podrán ser sometidas a referéndum de todos los ciudadanos"

  • Sustitución del art. 92.2 de la Constitución:

Texto actual

 

"El referéndum será convocado por el Rey, mediante propuesta del Presidente del Go-bierno, previamente autorizada por el Conse-jo de Ministros"

 

 

Texto propuesto

 

"El referéndum del punto anterior será convocado por el Rey, a iniciativa de la mayoría absoluta del Congreso o del Senado, así como de 500.000 electores.  El Tribunal Constitucional declarará admisible la iniciativa, si es concordante con el ordenamiento jurídico español"

 

  • Añadir al final del art. 92.3 de la Constitución:

Texto actual

 

"Una ley orgánica regulará las condiciones y el procedimiento de las distintas modalida-des de referéndum previstas en esta Consti-tución"

 

 

 

 

Texto a añadir

 

Opción 1: (Soriano)

"...Durante un periodo de diez años se excluirán del referén-dum las cuestiones internacionales, presupuestarias y tributarias"

 

Opción 2: (Rasilla)

No añadir tales excepciones temporales.

 

  • Añadir el nuevo art. 92.4 de la Constitución:

"El referéndum de carácter regional a celebrar dentro del territorio de una Comunidad Autónoma será convo-cado por el Presidente del Consejo de Gobierno de la Comunidad, a instancia de la mayoría absoluta del Parlamento de la Comunidad o del diez por ciento de los electores de la Comunidad.  El referéndum municipal será convocado por el alcalde del municipio, a instancia de la mayoría absoluta de la corporación o del veinticinco por ciento de los electores del municipio.  El Tribunal Supremo de Justicia de la Comunidad declará admisible la iniciativa, comunitaria o municipal, si es concordante con el ordenamiento jurídico español."

  • Añadir al art. 166 de la Constitución el siguiente texto final:

Texto actual

 

"La iniciativa de reforma constitucional se ejercerá en los términos previstos en los apartados 1 y 2 del artículo 87"

 

 

 

Texto a añadir

 

"También corresponderá la iniciativa de reforma constitucional a un número de electores igual o superior a 500.000, que será discutida en el Congreso de los Diputados, antes de ser so-metida a referéndum.  El Congreso podrá elaborar un texto alternativo que será sometido a referéndum junto con la iniciativa popular".

 

  • Supresión del periodo final del art. 167.3 de la Constitución:

Texto actual

 

"Aprobada la reforma por las Cortes Genera-les, será sometida a referéndum para su rati-ficación cuando así lo soliciten, dentro de los quince días siguientes a su aprobación, una décima parte de los miembros de cualquiera de las Cámaras".

 

Texto a suprimir

 

"...cuando así lo soliciten, dentro de los quince días siguien-tes a su aprobación, una décima parte de los miembros de cualquiera de las Cámaras".

 

 

  • Supresión del art. 168.2 de la Constitución:
"Las Cámaras elegidas deberán ratificar la decisión y proceder al estudio del nuevo texto constitucional, que deberá ser aprobado por mayoría de dos tercios de ambas Cámaras".

Modificaciones de la Ley Orgánica 2/1980

  • La reforma de la Ley Orgánica 2/1980, sobre la regulación de las distintas modalidades de referéndum, afectaría a la casi totalidad de sus artículos.  La ley es tan increíblemente mala que sería mejor hacer una nueva.

     

  • En principio, habría que incluir apartados dedicados a los nuevos referendos en ella ausentes como desarrollo de los preceptos constitucionales modificados ya que, como se ha dicho y reitera la doctrina jurídica, es una ley para un tipo de referéndum: el referéndum para la iniciativa autonómica, la aprobación de los Estatutos de Autonomía y su modificación. Una ley que ahora mismo sirve para poco, porque ya se ha sustanciado el único referéndum que de verdad regula.

     

  • También habría que suprimir de plano la parte más extensa de esta raquítica ley orgánica, referida al proceso electoral del referéndum: los artículos 11 a 19 (de una ley que consta de tan sólo de 19 artículos), ya que el pro-ceso electoral es absolutamente controlado en todas sus fases por los partidos políticos, cuando, por el contra-rio, un referéndum es asunto primordial de los ciudadanos, sus grupos y asociaciones de todo tipo, organizadas previamente o surgidas al calor de la llamada al pueblo.

Consulta: El Referéndum en España: Donde la democracia representativa es única a costa del único soberano: el pueblo. En Soriano R.; Rasilla, L.; op. cit. Ed. Comares, Granada, 2002. Capítulo X, pp.159-180.

 

Solicitud de documentación complementaria:  Pulsa RESUMEN

 

 

 

iniciativa DEMOCRACIA CIUDADANA

 

 

Propuestas legislativas para una democracia ciudadana

 

SISTEMA ELECTORAL ESPAÑOL

 

 

CRÍTICA (1)

 

El sistema mayoritario conlleva la elección del candidato que obtiene en su distrito o circunscripción la mayoría de los votos; el sistema proporcional comporta la asignación de los escaños proporcio-nalmente a los porcentajes de votos obtenidos por los candidatos. En consecuencia los distritos o circunscripciones de los sistemas mayoritarios suelen ser uninominales; los del sistema proporcional: plurinominales. El primero de los sistemas facilita la personalización del voto y la esta-bilidad del gobierno, pues favorece a los grandes partidos. Es el sistema propio del mundo anglosa-jón: Inglaterra, Canadá, Australia, Nueva Zelanda.... El segundo de los sistemas tiene por objetivo la representatividad de la voluntad popular, la conexión entre tendencias del voto y adscripción de es-caños.

 

El sistema electoral español es formalmente proporcional y se concreta en los preceptos de la Cons-titución: 68. 1 (un número de diputados del Congreso entre 300 y 400 y sufragio igual) 68. 2 (circuns-cripciones provinciales con una representación mínima de cada provincia y resto de los escaños según criterio demográfico), y 68. 3 (criterio de representación proporcional).

 

Estos preceptos constitucionales son completados con los arts. de la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General: 162. 1 (número de diputados fijado en 350), 162. 2 (mínimo de dos escaños por provincia), 163. 1 (fórmula D´Hont, con un umbral mínimo de 3% de los votos en la circunscripción para que un partido pueda obtener escaño).

 

Resumiendo el cuadro de caracteres del sistema electoral español, y teniendo en cuenta la expe-riencia electoral habida, diría que presenta los siguientes factores:

  • a) favorece a los dos partidos políticos más importantes y discrimina al tercero y cuarto (partidos en el ámbito del Estado),

  • b) favorece a los partidos nacionalistas con peso en una Comunidad Autónoma frente a otros partidos con voto más numeroso, pero disperso,

  • c) las provincias con escasa población están sobrerepresentadas comparadas con las provincias muy pobladas,

  • d) el índice de proporcionalidad es el más bajo de Europa,

  • e) tiene una alta barrera electoral, que impiden a partidos con apoyo social significativo alcanzar un escaño y el desperdicio de un alto número de votos (sobre tres millones) y

  • f) las listas electorales son cerradas y bloquedas.

Estas características da como resultado que el voto del ciudadano de Soria que vota al partido ganador en las elecciones generales puede valer cuatro o mas veces aún que el voto del ciudadano madrileño que vota al tercer o cuarto partido de ámbito estatal que consigue entrar en el Parlamento.

 

Los defectos del sistema electoral español estriban en la quiebra de la igualdad política -no todos los votos valen lo mismo- y de la libertad política de los ciudadanos -no se vota a quien se prefiera-. Vea-mos ambos aspectos.

 

 

La quiebra de la igualdad política

 

Los principales factores de esta quiebra son:

 

a) El tamaño pequeño y desigual de las circunscripciones electorales -las provincias- , de manera que el voto no vale lo mismo en todas las provincias, al establecer la Ley electoral un distinto número de escaños por provincia y una representación mínima por circunscripción: dos diputados.

 

b) La regla D´Hondt, que reduplica el valor de los votos de los partidos más votados, con lo que obtie-nen tasas de sobre-representación, (exceso en el porcentaje de escaños sobre el porcentaje de votos obtenidos) en tanto los partidos menos votados se perjudican con tasas de sub-representación (defecto en el porcentaje de escaños sobre el porcentaje de votos obtenidos). Estas tasas contienen cifras importantes. Así en las elecciones generales de 1989 cada escaño costó al partido ganador 46.374 votos y al último partido con representación nacional 115.551 votos. En las elecciones gene-rales de 1993 el CDS salió del hemiciclo parlamentario como consecuencia de la tasa de sub-repre-sentación.

 

c) El reparto de los restos de votos según la fórmula de la media más elevada. Se suele hacer poco hincapié en este factor, que muchas veces es decisivo. Se llama restos a los votos sobrantes tras la asignación de escaños aplicando la regla D´Hondt, según la cual se dividen los votos obtenidos por cada partido entre determinadas magnitudes. La elección de la media más elevada en el reparto de los restos de votos, es decir, la atribución de los restos para obtener escaño a los partidos que obtienen medias mas altas en el cociente votos/diputados, favorece a los grandes partidos, aumen-tando la sobre-representación que ya de por sí contiene la fórmula D´Hondt para estos partidos. En cambio la opción de la fórmula del mayor resto , consistente en atribuir los restos de votos a los partidos que obtienen un mayor número de votos sobrantes o no computables, favorecería a los pe-queños partidos y sería electoralmente más justa.

 

El vigente sistema electoral consagra, pues, una evidente desproporcionalidad entre votos y escaños, que por un lado infla los votos de los grandes partidos y por otro desinfla los de los pequeños parti-dos; conduce a aquéllos hacia el bipartidismo y a éstos hacia la desaparición del hemiciclo parla-mentario, cuando a duras penas consiguen entrar en él.

 

 

La quiebra de la libertad política de los ciudadanos

 

Los partidos políticos concurrentes a las elecciones presentan a los ciudadanos unas listas de candi-datos propios con un orden de preferencia, confeccionadas por la elite del partido, que los ciudadanos no pueden modificar en ningún sentido. Son listas cerradas, porque no puede entrar en ellas otros candidatos, y listas bloqueadas, porque no puede ser cambiado el orden de prelación de los candi-datos. El ciudadano se ve obligado a elegir una lista de un partido, tal como le viene dada, para intro-ducirla en la urna. Ni puede cambiar el orden de los candidatos de la lista, ni mucho menos votar a candidatos de distintas listas ofertadas por los partidos. Este es el procedimiento para el Congreso de los Diputados y las cámaras parlamentarias autonómas. El sistema del Senado es más abierto, a pesar de que es un órgano que no tiene la relevancia política del Congreso.

 

El voto preferente se está imponiendo en el derecho electoral comparado; es el sistema adoptado en la Comunidad Europea. Este voto reúne importantes ventajas:

  • a) contribuye a la participación política, porque el ciudadano se siente más protagonista cuan-do se le permite elegir entre varios candidatos, y no simplemente ratificar una lista en cuya elaboración no interviene,

  • b) fomenta la educación cívica, porque tiene que informarse y reflexionar antes de emitir el vo-to, acto que es meramente mecánico en las listas cerradas,

  • c) especialmente en el voto preferente combinado contribuye a la democratización de los par-tidos políticos, que se preocuparán de ofrecer a los electores los mejores candidatos, merito-rios y con prestigio en la opinión pública, relegando a los serviles "aparathic" desprovistos de méritos que tan bien saben medrar en los sistemas de voto bloqueado, como es el nuestro.

En tanto que el voto cerrado y bloqueado adolece de dos defectos:

  • a) sustituye la confianza del ciudadano (que es la que debe de contar en las elecciones) por la confianza del aparato del partido en el candidato; a éste le importa poco la confianza que pueda suscitar en sus hipotéticos electores y mucho la confianza que pueda generar en sus auténticos "electores", la elite del partido,

  • b) impide cualquier relación entre electores y representantes; ni los electores conocen al re-presentante que votan , ni a éste le importa este conocimiento.

Por otra parte, el voto bloqueado tal como se ha regulado en la ley electoral es inconstitucional a mi juicio, porque se opone directamente a la elección libre exigida en varios preceptos constitucionales: 23. 1, 68. 1, 69.2. No hay libertad si el votante no puede elegir entre los candidatos, sino tan solo ratificar las listas de los partidos, sin ni siquiera poder cambiar el orden de prelación de los can-didatos de dichas listas. La contundencia de estos preceptos constitucionales -el primero de ellos perteneciente a la parte dogmática, rígida y superprotegida de la Constitución -y el hecho de que el voto bloqueado no se contemple en la Constitución, sino en la legislación (arts. 95 y 163. 1 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General) me permite defender la inconstitucionalidad del voto blo-queado. No hay en este caso (en contraste con otras cuestiones, como la proporcionalidad del siste-ma electoral) artículos constitucionales contradictorios , un supuesto de contradictio in constitutione, que templaría mi acusación de inconstitucionalidad. Se trata, por el contrario, de una clara contradic-ción entre la Constitución y una norma de menor categoría como es la ley electoral.

 

 

PROPUESTA ALTERNATIVA

  • A corto plazo una intervención de la jurisprudencia constitucional para poner un techo a la desigualdad de los votos, siguiendo el ejemplo de la jurisprudencia francesa, y una liberalización legal del voto para que los españoles puedan cambiar el orden de preferencia de los candi-datos e incluso votar a candidatos de diferentes partidos.

  • A largo plazo: un cambio en el sistema electoral, que permita elegir a la mitad de los escaños -250- por el sistema proporcional (el actual) teniendo como circunscripción a las Comunidades Autónomas y no la provincia (con lo que habría mucha menor desproporcionalidad de votos/escaños), y la otra mitad por el sistema mayoritario (elección a un candidato en pequeñas circunscripciones: unas 250 repartidas por el territorio nacional). Con ello se conseguiría que los votos fueran más libres e iguales. Se unirían la proporcionalidad y la personalización del voto.

(1) SORIANO, R.; Males y remedios para una democracia obsoleta, Sevilla, octubre, 2003

(Resumen, con algunas ideas matizadas, de la primera parte "Crítica de las Instituciones Democrá-ticas" (capítulos 1 a 12) del libro SORIANO, R.; RASILLA, L.; Democracia vergonzante y ciudadanos de perfil, 1ª Edición, Comares, Granada, 2002.